Garitano con gesto de celebración en Mestalla

Quedan cuatro partidos para que el Athletic traspase la línea de meta de la Liga. Hay que ver si lo hace con premio o sin premio. Con el billete europeo o sin él. Doce puntos en juego sobre el tapete, empezando por los tres ante el Sevilla. “Necesitaremos bastantes si queremos estar ahí, no sé cuántos, porque no hago cálculos, el mejor cálculo es ganar mañana. Si lo hacemos, estaremos más cerca. Si no, estaremos más lejos. Tenemos en mente intentar ganar para seguir en la pelea”, manifiesta Gaizka Garitano.

Se enfrentan dos bloques muy sólidos. Dos muros. Los leones han dejado su puerta a cero en doce jornadas y los hispalenses catorce. Marcar primero puede resultar aún más determinante de lo habitual. “En todos los partidos es importante con la igualdad que hay, pero siendo dos equipos que administramos bien las ventajas, es importante. Cuando dos equipos defienden bien y son fiables, ponerte por delante siempre cobra esa gran ventaja”, señala el de Derio.

El míster rojiblanco enlaza ese discurso directamente con el apunte de que “nos quedan diez días después de un año larguísimo y estamos en la final de Copa y en la pelea por entrar en Europa. Ahora no podemos bajar los brazos, ni rendirnos. Tenemos que echar todo lo que tenemos. El equipo lo va a intentar seguro”.

El Athletic va creciendo en esta recta final y muestra una gran fe en lo que hace. El Sevilla será el siguiente en probarlo. “Veo claro el convencimiento, lo tenemos, pero eso no lo es todo en el fútbol. Lo tienes que tener, porque es un plus, creer en lo que haces e ir con todo. Pero con eso muchas veces no llegas, a la guerra tienes que ir bien armado. No solo con el convencimiento puedes ganar a Madrid, Sevilla, Valencia o Villarreal. Pero sí tenemos más convencimiento que ninguno en esta Liga. A ver si hacemos un buen partido. Yo siempre soy muy optimista y creo mucho en estos chavales, pero para ganar a los grandes hacen falta más cosas”, destaca Garitano.