Raúl García, ahora en racha, anotó de penalti ante el Leganés en al primera vuelta

San Mamés, territorio libre de especulación. Escenario de un duelo entre dos mundos muy lejanos. El Athletic pelea por mantener sus aspiraciones europeas conquistando la séptima posición. Aunque matemáticamente podría ser hasta sexto. El Leganés, tercero por la cola, por seguir con vida en Primera. En definitiva, necesidad en estado puro.

Obligación de ganar. Sumar los tres puntos para llegar a la última jornada, a la final de Granada, con la llama de sus opciones encendida. Lo peor es que ninguno de los depende de sí mismo. Ambos contrincantes han tenido que lidiar con las bajas, los pepineros podrían aterrizar en Bilbao hasta con diez, pero se han mostrado competitivos. El cartel de la función (21.00 horas, Martínez Munuera, Movistar LaLiga) promete una noche con el corazón en la mano, adrenalina y pulsaciones altas. Llave de la esperanza.

La escuadra bilbaína, por encima de todo, tiene que hacer sus deberes. Parte en este corto sprint del octavo puesto, con 51 puntos, a 3 de la Real (54), séptima. El Getafe es sexto, también con 54. Por detrás, Valencia y Granada vienen empatados a 50 puntos. Tampoco le queda otra al Leganés. Decimoctavo con 32 puntos, los mismos que su perseguidor Mallorca, con el Espanyol ya descendido. Los otros dos implicados por escapar del infierno son Alavés, decimoséptimo, y Celta, decimosexto, ambos con 36 puntos en su cuenta. Al límite.