Gaizka Garitano dirige a su equipo el domingo ante el Alavés en Mendizorrotza

Pasamos página a finales de enero, pero el cierre del mercado invernal deja unas cuantas interrogantes y la sensación de que la falta de minutos empieza a ser un problema en la gestión de una plantilla sin fichajes

Llevamos semanas escuchando a Garitano en unas cuantas ruedas de prensa la repetición de lo que bien pudiera haberse convertido en un mantra. Que no salga nadie, ya que no me fichan que se queden todos. Tal vez por esa reincidencia sorprendan poco las palabras de Ibai contando lo mismo que su entrenador. Hablaron y el míster le dijo que de salir al Espanyol, nada de nada.

Entiendo que el futbolista, sin minutos, busque alternativas fuera. Lo comparto, siempre y cuando se trate de una cesión, no tanto si su único objetivo es abandonar Bilbao porque se haya cansado de luchar por un puesto en el once. Si defendemos que un canterano tiene que jugar, ¿por qué no ser igual de razonables con un profesional más veterano? Jugar y ejercer sí, irse del club no.