Luis de la Fuente dirige un partido de la selección sub-21

La expansión del coronavirus ha colapsado el sistema futbolístico de todo el fútbol y el regreso a la actividad en el caso del seleccionador sub-21 supone tener paciencia. “En marzo tuvimos unos partidos que hubo que aplazar. La próxima fecha FIFA sería en septiembre, octubre y noviembre. Está previsto que esos partidos de marzo se trasladen a esas fechas. La de ayer -por el sábado- fue una alegría tremenda ver que se reanuda la Bundesliga con normalidad, entre comillas, y deseamos que suceda lo mismo aquí”, explica De la Fuente, que ve cómo se va despejando el panorama.

“A nivel internacional se está relajando un poco las desescaladas en cuanto a tránsito de extranjeros y para entonces podremos desplazarnos a otros países. Nos hemos comunicado -en la selección por redes sociales, por whatsapps y llamadas, pero lo que queremos es el contacto humano en el terreno de juego”, desea.

“Creo que puede haber un cambio a corto plazo, pero cuando se vuelva a la normalidad el fútbol volverá a tener las mismas situaciones de antes. El que apueste por la cantera seguirá apostando por ella desde una cultura y un convencimiento, y el que lo hace por necesidad lo hará por un tiempo y cuando se pase esa necesidad… Es tan respetable un planteamiento como otro. Se sabe cuáles son los clubes que por cualquier circunstancia han apostado por la gente de la base”, estima.