Iñigo Martínez causará baja por sanción ante el Leganés

Y además habiendo llegado al acuerdo de jugar la final de Copa con público, renunciando así a la posibilidad de acceder a la Europa League vía torneo del KO. Por el carácter de este grupo sabíamos que lo iban a intentar a tope, que nadie se iba a rendir. Tal cual. Desde el primer minuto hemos visto un equipo combativo, competitivo a más no poder y con unas características súper identificables.

Hemos descubierto además, cómo la plantilla se puede estirar más porque han participado futbolistas que antes no gozaban de tantos minutos, una muy buena noticia. El carrusel de partidos ha sido tal que el fondo de armario era tan necesario como el propio aire y felizmente todos los soldados han estado preparados para la causa. El pasado domingo incluso Garitano habló precisamente de los menos habituales en clave de grandes culpables de poder estar hasta el último momento en la lucha por el objetivo.

La pelea por el séptimo y quien sabe sexto puesto llega a las dos últimas estaciones con las espadas en todo lo alto. Es verdad que por lo visto en los últimos partidos nadie puede asegurar nada. Estamos asistiendo a mutaciones extrañas que evidencian lo raro de lo que estamos viviendo.