Las jugadoras de PSG y Lyon posan con el trío arbitral en San Mamés

Los tres partidos de la Women’s Champions League que se han llevado a cabo a lo largo de la última semana en San Mamés han servido para dejar patente que el césped del terreno de juego no se encuentra en las mejores condiciones posibles. Una sensación muy similar a la experimentada en los seis últimos encuentros del Athletic en casa de la pasada temporada. Todos ellos sin público en las gradas.

El club rojiblanco, a falta de dos semanas para el arranque de la nueva temporada a nivel competitivo, es consciente de la situación actual del campo y todo apunta a que actuará en consecuencia para que los responsables del mantenimiento del césped lleven a cabo los trabajos pertinentes para solventar este problema que, al parecer, afecta al crecimiento de la hierba. Un caso curioso teniendo en cuenta todo el tiempo que estuvo parada la competición a causa del coronavirus.

La imagen que ofrece el césped de San Mamés desde la zona alta del estadio deja bastante que desear. La arena sobresale entre la hierba en franjas concretas del terreno de juego. Una especie de ‘calvas’ impropias de un estadio como el del Athletic.