El Mallorca necesita algo más que un milagro

El Mallorca, penúltimo con 32 puntos, necesita derrotar este jueves al Granada y esperar un fallo de sus máximos rivales en la lucha por la permanencia -Celta y Alavés- para llegar con vida a la jornada final ante Osasuna en El Sadar, mientras que los granadinos apurarán sus opciones europeas.

Solo una carambola milagrosa evitaría el descenso de los mallorquines, que están a cuatro puntos de la salvación con seis por disputarse y que, plena lucha para no caer al abismo, este miércoles han conocido la decisión de su entrenador, Vicente Moreno, de dejar el banquillo el domingo y renunciar a los dos años de contrato que le restan.

El Mallorca hará todo lo posible para que el Granada no selle su pasaporte a Segunda y se aferra para ello a la buena imagen que dio en los dos últimos partidos disputados en casa, resueltos con sendos triunfos frente al Celta (5-1) y Levante (2-0).

En un día decisivo tendrá enfrente a uno de los equipos revelación de LaLiga -el Granada, como el Mallorca, militaba la pasada temporada en Segunda- y lo hará sin un especialista en el flanco zurdo de la defensa tras las bajas de los lesionados Baba Rahman, Lumor Agbenyenu y Leonardo Koutris.