El coliseo del Alavés cerró la temporada con un descenso en el promedio de espectadores por partido, que se situó en 17.295La afición albiazul, con Iraultza a la cabeza, ha protestado por los horarios durante la temporada

La cuarta temporada consecutiva del Alavés en la máxima categoría ha venido a quebrar la línea ascendente de las tres anteriores en la presencia de seguidores en las gradas cada partido. Según los datos proporcionados por el Alavés en cada partido la cifra de asistencia media se situó en los 17.295 en los 19 partidos disputados como local por los de Abelardo en el curso 201819. Este dato frío supone la primera ocasión desde que el conjunto babazorro regresó a LaLiga Santander que no hay incremento en la media de asistencia en cada partido en comparación con los años anteriores. El curso 201718 se cerró con 18.845 aficionados de promedio y superando los 18.393 que se registraron en el año del retorno y que llevó al Alavés a jugar su primera final de Copa del Rey. En cifras globales, los 19 partidos como locales de los albiazules han desfilado por las gradas de Mendizorrotza, un total de 328.610 espectadores. Esta cifra es también menor que la del tope histórico del año 201718 que congregó a 358.057 seguidores, mientras que fueron 349.468 los que estuvieron en el graderío en la 201617.

En cifras globales, los 19 partidos como locales han desfilado por las gradas de Mendizorrotza, un total de 328.610 espectadores

En la temporada ya concluida la cantidad de seguidores en cada partido ha bajado de la barrera de los 18.000 espectadores y el descenso particular se ha cifrado en los 1.550 espectadores menos de promedio, siempre según los datos facilitados por el club porque con respecto a los oficiales que aporta la propia liga la diferencia es mayor y los datos de asistencia son sensiblemente más reducidos.

Ningún lleno esta temporada

A la hora de poder concretar algunas de las causas hay que poner la atención en algunos de los disparatados horarios y jornadas de juego impuestos por la patronal de la competición y que han afectado al índice de asistencia. Los partidos jugados en lunes, a las 21 horas, ante rivales como el Rayo Vallecano Levante en el crudo mes de enero encresparon los nervios de la afición y llegaron las protestas del colectivo Iraultza 1921 con sus célebres protestas como la del féretro por las gradas del estadio. Hubo también otra serie de duelos, como ante el Valladolid, disputado una jornada de Viernes Santo a las 21 horas y que reunió a 13.568 aficionados. No fue ese el duelo de menor asistencia en las gradas. Eso sucedió en el partido que clausuró el curso de este año ante el Girona como rival y con los catalanes ya descendidos. Únicamente estuvieron en el estadio 11.549 espectadores, según los datos del club, en una imagen de excesivo cemento y butacas azules libres sobre el aforo de 19.840 localidades. Se juntó además un fin de semana con una nefasta climatología en Gasteiz lo que hizo desistir de la idea de acercarse al estadio a un elevado puñado de seguidores.

En el lado opuesto de la balanza se sitúa la visita del Real Madrid Gasteiz, que elevó el dato de asistencia hasta los 19.461 seguidores. Cerca estuvo de llegar a ese dato el derbi ante el Athletic (19.349) teniendo en cuenta que se jugó un lunes en horario de las nueve de la noche. Lejos de estas cifras se quedó la presencia del otro gran trasatlántico de la competición, el Barcelona, que despertó la curiosidad de 18.735 aficionados. Hay que tener en cuenta que este duelo se jugó en el mes de abril y en una jornada de martes en horario de las 21.30 horas, lo que propició que muchos seguidores renunciaran a acercarse al Paseo de Cervantes. Otra de las consecuencias palpables ha sido la del descenso en el índice de ocupación del estadio. Ese promedio de 17.295 espectadores rebaja hasta el 87 la ocupación media de Mendizorrotza, que le mantiene entre los de mayor dato. Sin embargo, en comparación con los ejercicios precedentes supone un descenso frente al 95 de la campaña pasada y el 93 en comparación con el de hace dos.

En el lado opuesto de la balanza se sitúa la visita del Real Madrid, que elevó el dato de asistencia hasta los 19.461 seguidores

Estos datos llegan cuando está sobrevolando el proyecto de reforma y ampliación del estadio hasta las 27.000 localidades, prevista para el año 2022. Se junta también con la incertidumbre sobre cómo será la política de precios en la campaña de abonos para el nuevo curso, de la que nada se sabe a pesar de que hace un mes se dio carpetazo al curso 201819.