Rueda de prensa Jokin Aperribay en Anoeta. Primera rueda de presencia presencial tras la pandemia

La Real Sociedad, como anunció ayer MD, ha anunciado hoy la puesta en marcha de un plan para que puedan entrar 1.000 espectadores en los partidos de la Europa League. El próximo 20 de octubre, el club procederá a explicar las condiciones de un sorteo, exclusivo para sus abonados, que decida qué aficionados tendrán la ocasión de reencontrarse con la esencia más pura de su pasión: vivirla en directo. “Siempre seguiremos el principio del rigor y de la seguridad” en base al plan Bizi Berri II impulsado por el Gobierno Vasco, antepone Jokin Aperribay que, sin embargo, se declara moderamente optimista respecto a que Anoeta abra sus puertas: “Si no se puede, no se podrá, pero no pensamos que vaya a pasar”.

La Real obedecerá “escrupulosamente” a las indicaciones del Gobierno Vasco, autoridad que rige las normas en el acceso a un espectáculo deportivo en Euskadi al aire libre. Aperribay explica que “tenemos los protocolos preparados desde junio, en constante revisión”, a tal efecto. La asistencia al estadio se inaugurará contra el Nápoles, el 29 de octubre, y será “personal e intransferible”. El presidente del club celebra el avance, admite que “estamos muy contentos” porque cree que “es una gran noticia”.

La UEFA permite el acceso del público y la Real recoge el guante, con el beneplácito del Gobierno Vasco. “El plan me parece excelente, muy completo, con mucha información para cohabitar con la pandemia”, recalca Aperribay, sin olvidarse de que “la salud está por delante de cualquier decisión que podamos tomar”. El ejecutivo txuri urdin piensa que la incorporación de la afición será “gradual” en el futuro próximo.