Januzaj golpea una pelota durante uno de los partidos de fut-voley del distendido entrenamiento del pasado sábado

”Salve, César, los que van a morir te saludan”. Esta frase se atribuye a los gladiadores ante el Emperador antes de batirse a muerte, aunque en realidad sólo se pronunció en una ocasión, ante Claudio en el 52 a.c. En el Coliseo de Roma, la arena quedaba salpicada de sangre con los duelos contra las bestias más salvajes y entre los mejores gladiadores ante miles de personas enfervorecidas. La Real saltará a las 22 horas de hoy a otro escenario, el Coliseum Alfonso Pérez y podría proclamar aquello de: ‘Los que van a resucitar, te saludan’.

Lo que es evidente es que van tener que ser 11 gladiadores ante el batallón de aguerridos soldados que es el Getafe. Al equipo txuri urdin le urge una victoria para reactivar la ilusión de su parroquia y sus opciones de clasificarse para Europa tras haber sumado un solo punto de 12 en los cuatro partidos tras el parón por la pandemia. A la medianoche del lunes se sabrá si los de Imanol salen por la puerta triunfal o siguen tirados en la arena, cubiertos de sangre.

El encuentro es decisivo para los dos contendientes en su lucha por conseguir una plaza europea, un verdadero duelo a muerte. Todavía es más determinante para la Real, que tiene dos puntos menos y una nueva derrota le dejaría con cinco de desventaja más el goalaverage particular, que ya es favorable al Getafe desde el encuentro de la primera vuelta en Anoeta (1-2). Los txuri urdin seguirán séptimos aunque pierdan, pero caer derrotados supondría tener el sexto a cuatro puntos.