Parte de la grada Aitor Zabaleta celebra uno de los goles de la Real ante el Mallorca en Anoeta

La Real es y será siempre de su gente, aquella que nunca le falla y le sigue allí donde esté. Los años infernales en Segunda han pasado a la historia y probablemente en la mejor época en la trayectoria reciente del club, con el equipo situado en puestos de Champions y con la incógnita de la final de Copa de Sevilla, el coronavirus ha parado por completo al fútbol, no así al sentir de sus fieles aficionados. Es en estos momentos tan duros donde los equipos como la Real, de talla mundial por prestigio e historia, deciden dar un paso más y acercarse a su gente para ser si cabe más grandes.

Y es que la familia txuri urdin no para de crecer. Ya son 35.000 socios los que pertenecen a la parroquia realista y el club ha querido dar las gracias a una parte de la afición con una bonita iniciativa.

La Real comenzó el lunes una ronda de llamadas telefónicas para informarse acerca de la salud de los abonados y sus familiares. La iniciativa se hace por hogares y se producirán más conversaciones a lo largo de los próximos días.

Uno de los afortunados que ha sentido el calor de su equipo es Gonzalo Acha, socio 122 que lleva 61 años de manera ininterrumpida siendo fiel a la Real. Atendió a MD, al igual que al club, encantado: “Gracias por atenderme, es un placer que la gente se interese por ti en estos momentos tan complicados”, arranca Ache. La llamada de la Real le pilló desprevenido: “La verdad es que me sorprendió cuando me dijeron que eran del club, me preguntaron a ver qué tal estaba yo de salud y se preocuparon también por mi familia, fueron muy amables y pasamos un buen rato charlando”, contó contento. Agradece “eternamente” la llamada: “En estos tiempos tendrán cosas más importantes que hacer como estar pendiente de los ERTEs y demás, que me llamaran fue un notición, la Real es como una gran familia y se ve en cosas tan bonitas como esta”.