Florian Lejeune, a la izquierda de la imagen, en su época de jugador del Eibar

Sergio Fernández trabaja con intensidad para reforzar la plantilla. El de Florian Lejeune es uno de los nombres subrayados en su agenda. Entre otras opciones, el Alavés negocia con el Newcastle su cesión por una temporada. Si se concreta la operación, el centro de la zaga quedaría completo para el próximo curso, a la espera de cerrar las salidas de futbolistas como Adrián Diéguez, próximo al Fuenlabrada, y Olivier Verdon.

El nuevo sistema de Pablo Machín, que demanda tres centrales sobre el césped, obligaba a incorporar al menos a un efectivo en esta demarcación. Durante la pretemporada, Laguardia y Rodrigo Ely han sido fijos en dos de las plazas, con Rubén Duarte y Ximo Navarro como alternativas para la tercera. Los problemas físicos de este último, que fue reemplazado en el tramo final ante Osasuna, le convierten en duda para recibir al Betis. Tachi se presenta como alternativa en el banquillo.

Florian Lejeune cumple el perfil que busca el conjunto babazorro. Con 29 años y 1,90 metros de altura, el francés es un defensa con experiencia que ya conoce la Primera División española. Tras ser fichado por el Villarreal en julio de 2011, ha vestido las camisetas del Girona, en Segunda División, y Eibar, en la máxima categoría.

Llegó al conjunto castellonense procedente del F.C. Istres galo y, tras jugar la mayoría de encuentros con su filial en Segunda B, llegó a disputar dos choques en Segunda División en el curso 11-12. En el 12-13 siguió alternando partidos entre el primer equipo y el filial del submarino amarillo hasta que, en enero de 2013, fue cedido al Stade Brestois, con el que tomó parte en 10 duelos de la Ligue 1 y de la Copa francesa.