Lisandro Magallán, central argentino del Alavés

La religión está muy presente en la vida de Lisandro MagallánPor eso, recomienda, la Iglesia de San Miguel, morada de la Virgen Blanca, patrona de Vitoria-Gasteiz, ubicada junto a la céntrica plaza que lleva su nombre. “Es un edificio muy lindo desde el punto de vista arquitectónico y allí encuentro paz y tranquilidad; es un buen lugar para rezar”, explicó.

“Toda la gente que conocí allí, desde el Obispo a los que participan en la misa de los jóvenes de los domingos, me han tratado muy bien”, resaltó agradecido. “Vitoria-Gasteiz es una ciudad que merece la pena visitar y siempre la recomiendo”, añadió.

Comparte el mate con Ely y Manu

Como buen argentino, explicó con detalle el proceso para hacer un buen mate. “Me llevo muy bien con todos, no sólo con los compañeros, sino con todas las personas que trabajan en el club y nos cuidan”, indicó. “Voy a dar dos nombres, Manu García Rodrigo Ely, que son con los que comparto el mate”, apuntó.

La buena sintonía en el vestuario babazorro es una de las claves de la buena marcha deportiva. El defensa argentino se ha adaptado a la perfección desde el primer momento.