Markel Bergara posa para MD en las gradas del estadio de Anoeta poco después de haber anunciado que colgaba las botas

Markel Bergara (Elgoibar, 1986) intenta adaptarse a su nueva vida después de dejar el fútbol. Tuvo la suerte de disputar competiciones europeas con la Real y desde su experiencia explica lo que le espera al conjunto txuri urdin la próxima temporada.

¿Cómo está viviendo toda la situación que la pandemia está generando?

Bien dentro de lo que cabe, adaptándonos a esta nueva forma de vida con la mascarilla. Hemos podido tomarnos unas vacaciones con la familia y ahora estamos de vuelta en Donostia para lo que queda de verano.

¿Cómo es la vida de exfutbolista?

Pues estoy en ese proceso de formación y aprendizaje. Me falta presentar la tesis de directivo deportivo y también estoy en la fase de prácticas del segundo curso de entrenador. Mi intención es sacar los dos títulos porque no sé muy bien por dónde quiero dirigir mi vida, así que quiero formarme en todo.

Tras una magnífica temporada la Real ha logrado billete europeo. Usted jugó la Champions y las previas de la Europa League con el equipo en su momento. ¿Qué recuerdos le vienen a la cabeza?

Pues tengo muy buenos recuerdos de aquella época. Pienso que fueron los mejores años dentro de mi etapa en la Real porque a nivel de resultados conseguimos entrar en Europa dos años seguidos. Y al final, quieras o no, jugar en Europa, aun siendo la Liga española una Liga muy muy potente, siempre es especial para cualquier aficionado y cualquier jugador. Creo que hay que vivirlo desde ese punto de vista.