Moyá junto a varios aficionados en la comida de fin de temporada

La Real ya tiene su portería cerrada a la espera de buscar acomodo a Gero Rulli. Este periódico puede confirmar que Miguel Ángel Moyá ha aceptado la oferta de renovación propuesta por la Real y vestirá los colores txuri urdin una temporada más. Las negociaciones con el portero han sido rápidas. Roberto Olabe llamó al representante del meta la semana pasada, tal y como adelantó MD, y en apenas una semana la negociación ha quedado a expensas de la firma.

Moyá se encuentra ahora mismo en su Mallorca natal, aunque él mismo ha dado por concluidas sus vacaciones tal y como lo anunció en sus redes sociales. En las próximas horas viajará a Donostia para firmar su nuevo contrato para comenzar la pretemporada el viernes junto al resto de sus compañeros.

El meta balear, en todo caso, ha tenido que aceptar unas condiciones económicas muy inferiores a las que ha tenido en los dos años anteriores. Los emolumentos del portero han sido rebajados hasta la mitad acorde a la difícil situación económica que sufre el mundo del fútbol. La intención de Moyá, pese a todo, siempre ha sido la de seguir en Donostia junto a su mujer y sus hijos, donde es plenamente feliz. Con 36 años recién cumplidos el pasado mes de abril, será, a priori, el último contrato de renombre para el mallorquín.