Roberto López supera al portero del Barakaldo para marcar un gol con el Sanse

Roberto López (Zaragoza, 2000) está preparado para dar el salto y ya no hay marcha atrás. Su buena temporada en el Sanse, ratificada con siete goles y 11 asistencias, convierten el filial en tierra quemada para uno de los talentos de la cantera que más expectativas ha generado en la Real y su afición. Es un futbolista muy valorado por el club como demuestra el hecho de que tiene el contrato más largo, junto a otras joyas de la factoría como BarrenetxeaPacheco Turrientes, hasta 2025. Y además, según ha podido saber MD, a partir del próximo curso tendrá ficha del primer equipo.

En todo caso, la prioridad que se ha fijado el futbolista, bien asesorado y encauzado por su agencia de representación y su familia, es la de jugar. Parece claro que la Segunda B se queda pequeña a un futbolista de su calidad y proyección, pero todos convienen en que tiene que fajarse sobre el terreno de juego, compitiendo.

Depende de Odegaard

El plan fijado por la Real es que realice la pretemporada con el primer equipo y ahí trate de ganarse su puesto en la plantilla, aunque la opción que cobra más peso es la de que vaya cedido bien a un equipo de Segunda División o quizá a uno de los conjuntos que asciendan a la máxima categoría. Su futuro también depende de lo que pueda suceder con un futbolista que juega en su posición como Martin Odegaard. Si el Real Madrid mantiene su compromiso y permite un segundo año de cesión del crack noruego en la Real Sociedad, las opciones del maño de tener su sitio se verán menguadas.

No le convendría tampoco, sabiendo que la sombra del de Drammen es muy alargada y habitualmente lo juega todo. Otra variable que también podría influir sería el regreso de Martín Merquelanz, aunque el irundarra, zurdo y atacante como él, juega más escorado a la banda.