El presidente y el secretario del Aluvión de Cascante elogian la evolución y valía de Remiro, salido de este club navarroAlex Remiro causó sensación en Lezama cuando llegó del Aluvión

“Todos dábamos por hecho que iba a ser el portero titular del Athletic”. Alberto Sesma guarda un gran recuerdo de Alex Remiro. El presidente del Aluvión de Cascante, club en el que militó el exrojiblanco y próximo jugador de la Real Sociedad, avala la calidad del meta navarro, al igual que el secretario, Martín Sanz, que lo entrenó siendo un niño como alevín e infantil.

“Ganamos el torneo San Prudencio de Vitoria, con triunfo sobre el Athletic en la final, y al día siguiente nos llamaron de Lezama para decirnos que se lo llevaban”, rememora el presidente en unas declaraciones al ‘Diario vasco’. “No fue una sorpresa porque había hecho muy buen torneo y era lógico que tuviera una oportunidad. Alejandro hizo un torneo de ‘chapeau’”, recuerda Sanz.

Ganamos el torneo San Prudencio de Vitoria, con triunfo sobre el Athletic en la final, y al día siguiente nos llamaron de Lezama para decirnos que se lo llevaban

Acogido en una familia

La decisión de cambiar Cascante por Lezama “no fue fácil” para Remiro, según dice Sesma. “Primero estuvo interno en una residencia y luego le buscaron una familia. Para sus padres fue una alegría, pero ver que con catorce años tu hijo sale de casa…”, recuerda. Los aitas se propusieron que Remiro no estuviera en la residencia sino acogido por una familia, en este caso de Maruri, con la que mantiene una buena relación.

Siempre ha transmitido una tranquilidad fuera de lo normal, a veces hasta insultante. Alejandro ha tenido siempre mucha visión de juego, bajo palos es un artista y con los pies, una maravilla. Reúne todas las virtudes de un portero moderno

Causa sensación en Lezama

En su estancia en Lezama pronto empezó a demostrar su potencial. Llamaba la atención por “tranquilidad que transmitía bajo palos y su juego con el pie”, apuntan Sesma y Sanz. Este último entiende que al navarro “le vino hasta bien irse a Lezama porque se asentó”. En la factoría “alucinaban” con el meta. “A nosotros no nos extrañaba porque sabíamos de lo que era capaz. Siempre ha transmitido una tranquilidad fuera de lo normal, a veces hasta insultante. Alejandro ha tenido siempre mucha visión de juego, bajo palos es un artista y con los pies, una maravilla. Reúne todas las virtudes de un portero moderno. Y además es alto (1,92 metros), como sus padres”, señala Sanz.

Seguro que tras el fichaje de Kepa por el Chelsea, hubiera sido el portero del Athletic de no tener algo firmado con la Real

“Seguro que tras el fichaje de Kepa por el Chelsea, hubiera sido el portero del Athletic de no tener algo firmado con la Real. Estoy convencido. Lo positivo es que recala en una portería con solera y en un club que está haciendo bien las cosas. Porque la Real está fichando bien, ¿no?”, reflexiona Sanz.