El futbolista argentino quiere consolidarse de una vez por todas y en el Atlético no lo logra.

El mercado de verano para el Atlético de Madrid volverá a dejar una situación que ya ha se ha vivido en varias ocasiones. Ángel Correa estará de nuevo en el punto de mira. Con muchos peros. Para comenzar, la propia situación del mercado, a la baja y con un margen de maniobra escaso.

Luego, con el propio sueldo del jugador, que es alto. En este contexto, lo único cierto es que el desenlace es incierto para él de nuevo. En el curso pasado ya estuvo a punto de salir en el mercado de verano, era un deseo del propio futbolista por más que posteriormente matizase el asunto.

Y esta situación no ha cambiado. Sí que lo hizo durante una parte de la temporada en la que fue clave para Simeone y jugó muchísimo, de inicio la mayoría de las veces, por circunstancias. Las lesiones de los compañeros y su propio rendimiento le abrieron las puertas del once y por ahí sintió la valoración que deseaba.

Sin embargo, en la parte final de la temporada marcó la tendencia que puede darse para él en la próxima campaña. Con todos recuperados, su participación fue menor que en la primera parte del curso. De los 12 partidos tras el parón, fue titular en seis, pero fue el primer cambio en muchos de ellos tras el descanso. Se perdió uno más y el de Champions a cuenta del positivo por coronavirus.