Un joven Mikel Vesga posa en Lezama con el busto de Gainza

El nombre de Mikel Merino siempre había aparecido ligado a la órbita del Athletic. Años antes incluso de que el medio navarro acabara recalando en la Real. Los tiempos de rumores, especulaciones e inclusos contactos arrancaron en los tiempos en que el futbolista en cuestión pertenecía a Osasuna.

Cuando el Bilbao Athletic militó en Segunda A, temporada 2015-16, los responsables de Lezama y del propio club rojiblanco parecían tenerlo muy claro. “Para qué queremos a Merino, si tenemos a Vesga”, sostenían. Ziganda, de hecho, le hizo jugar en 41 de los 42 encuentros del filial en la división de plata. Luego, entre cesión y cesión al Sporting y el Leganés, el gasteiztarra continuó a sus órdenes en Primera. Merino, mientras tanto, se fue lejos de Pamplona y, con escalas previas en Dortmund y Newcastle, aterrizó en Donostia.

Tenemos el mismo perfil de jugador alto, zurdo, grande… Yo en eso he estado al margen. Él está teniendo una fantástica carrera y nunca me he comparado con él”, opinó Vesga sobre este particular.